¿Cómo afecta el color de las ventanas a tu decoración?

22 agosto, 2017

El color de tus ventanas será influyente en el resultado decorativo de tu habitación o espacio.
Hemos querido resumir en esta entrada de nuestro blog #Anusa #Desdetuventana, un recorrido por los diferentes acabados más frecuentes, y que en este momento más nos reclaman nuestros clientes.

1. Las ventanas clásicas. Color Blanco.

Comencemos el recorrido por una habitación con un estilo de decoración clásica, donde se integra una mirada al exterior a través de una ventana blanca.
En este caso el marco blanco provoca sensaciones de paz y equilibrio, permitiendo al resto de formas o colores alcanzar el interior de nuestro espacio.

 

2. Imitación madera, un icono que perdura en el  tiempo.

Hay ocasiones, en las que el espacio pide una combinación decorativa con ventanas en acabado imitación madera, en cualquiera de sus acabados, color pino, roble, haya vaporizada… etc. Sin embargo, hoy podemos ver como este acabado se integra en espacios modernos que fusionan elementos de vanguardia con rasgos del paso, alcanzado resultados decorativos muy interesantes.

 

3. El gris, color de moda para ventanas y puertas.

En este tercer modelo, mostramos el color por excelencia para los cerramientos de aluminio. Es una tendencia que se ha ido introduciendo en los últimos años y que ha venido para quedarse. El gris, en sus diferentes matices llena espacios domésticos y profesionales. Lo bueno, que combina con el resto de materiales a la perfección. Y además, tiene un abanico de presentaciones, tanto en acabado metálico, como en grises lisos con un lacado RAL.

 

4. Negro, sobriedad por excelencia. Impresión de carácter.

Si lo que se pretende es marcar tus cerramientos, es decir destacarlos para que impriman carácter, entonces hay diferentes opciones en acabado negro. Disponemos de varias texturas. Estos son algunos ejemplos. Como puedes ver, la luz matizará el aspecto final del negro dependiendo de la luz solar que incida sobre la superficie del aluminio. La luz puede llegar a crear una textura aterciopelada verdaderamente especial.